29.3.08

Avatares astrológicos en el camino hacia mi


A continuación reproduzco el post que escribí para la página de mi amiga Astrojuana


“Querer ser aquello que uno realmente es , constituye por cierto lo opuesto de la desesperación” S.Kierkegaard.


Mi primera vez fue hace 17 años, yo era joven ,vivía con mi madre y acababa de conocer al que sería mi primer marido (concubino mejor dicho) mezcla de curiosidad y necesidad acudí a uno que me habían recomendado.
Con bastante temor, por lo misterioso, el hombre resulto ser muy simpático, aunque yo no lograba relajarme. Con su mejor sonrisa me advirtió que si no me asesoraba adecuada y asiduamente por un astrólogo, (de eso estoy hablando, si) acabaría en unos años viuda, con un hijo y cosas por el estilo.
Obviamente salí corriendo.
Luego conocí a Sandra, que por primera vez me hizo ver las cosas de otra manera, ella me devolvía una imagen mía llena de posibilidades y potenciales que yo desconocía. Mi auto imagen de ese momento distaba bastante de aquella que ella me mostraba y el efecto fue de una gran apertura y esperanza, no estaba todo perdido después de todo!
Así que empecé a creer a aquella mujer que, ella decía , yo podía ser estaba a la vuelta de mis deseos. Ahí nomás, cerquita.
Entre otras cosas Sandra, y la astrología a través de ella, me dio permiso para ser aquello que yo quisiera , más allá de lo que mis padres esperaban de mi. Y la perspectiva de que lo venía era mucho mejor de lo que había sido.
El tiempo pasó, consulté a varios astrólogos, me hice “fan” de la astrología consultando páginas de Internet con esa temática. Viendo las “compatibilidades” cada vez que conocía un caballero aspirante a novio. Crecí y logré acercarme bastante a aquella mujer que Sandra me había “presentado”.
Recientemente tuve un nuevo aprendizaje: no sé si habrá sido Plutón o Saturno, cuestión es que a partir de un sueño referido a mi nacimiento que me llevó a preguntarle a mi padre sobre el mismo, me fue revelada mi verdadera hora de nacimiento!! Y es que yo nunca le había preguntado a mis padres!!, di por sentado que lo que decía mi partida de nacimiento era correcto.
No sé si lo saben, pero en astrología la hora de nacimiento es muy importante por lo que mi vida ha cambiado. Así que, para mi desconcierto, me transformé en otra persona y del (supuestamente) adorable ascendente Cáncer pasé a tener un (temido) ascendente en Escorpio.
La nueva carta no me gusta tanto como la anterior, que era más benévola. Pero honestamente, tiene más que ver conmigo. Y sentí nuevamente un alivio: me han llamado a recordar que nada debe condicionarme, ni los demás, ni la carta natal, ni mis propias creencias sobre cómo debo ser o pensar.
La astrología me apasiona y no la voy a dejar de leer, porque, entre otras cosas creo que sirve para darle sentido a ciertas cosas que a veces es muy difícil encontrar.
Pero qué bueno es cuando de pronto se caen los paradigmas, los prejuicios, las certezas y tenemos vía libre para ser como queramos sin importar planeta alguno.

11 comentarios:

aristideseljusto dijo...

Yo no creo en nada de eso de la astrología, las cartas natales y demás. A los astrólogos habría que quemarlos a todos en una hoguera medieval, por oscurantistas...

aristideseljusto dijo...

Jejejeje!! Era un chiste, cheeee... no se enojennnn....

GER! dijo...

Festejo que te liberes un poco del apego a la astrología, o a lo que sea. Realmente no sos otra persona porque hayas descubierto que naciste en otra hora. Sos la misma de siempre. La misma que viene desarrollándose todos los días.

Beso grande!

Adolfo Calatayu dijo...

Cuanta razón tenés,querida Mireya.
besos en el languideciente domingo

Carlos Martinez dijo...

Si solo es cuestión de creer o no; yo no me creo nada. Si alguien ha demostrado alguna vez algo que lo pruebe.
http://mishuevos.blogia.com/

klimt dijo...

post como estos son los que me hacen venir y regresar como siempre

me encanta todo lo que ahi encuentro, todo lo que ahi leo, y se de ti, como lo dices, como te comunicas, y eso supongo tambien es aprender, y nos hace grandes

gracias, vengas de donde vengas (cancer o escorpio), tengas el numero tal o cual,
tu siempre seras mi angel!!!

besos

Alvaro

aristideseljusto dijo...

Ohhh...! Yo te hablé de fractal?? Porque, justamente lo estaba escribiendo el otro día, creo que el subdesarrollo es un fractal, una estructura que se repite a nivel mundial, continental, nacional, regional, etc., y así sucesivamente... Cómo es tu teoría del fractal??? Es casualidad o estamos sintonizando la misma radio??? Oooohhhhh...!!!

Tanhäuser dijo...

Me gusta pensar que somos dueños de nuestras vidas sin depender de la posición de los astros.
Besos

Jake dijo...

Es interesante tu relato.
en lo personal, creo en esto que decís al final, libre alvedrío:
"caen los paradigmas, los prejuicios, las certezas y tenemos vía libre para ser como queramos sin importar planeta alguno."

porque te soy sincera...si junto por ejemplo los diferentes horóscopos que he leído según mi estrella, nacimiento o lo que sea
soy:

álamo CELTA
caballo de fuego CHINO
león LUNAR
liebre AZTECA
viento MAYA

y cada unnno habla de una persona diferente, jiji.
eso sí, es como decís, es interesante leer aerca de esto, pero no darle el lugar de manejarnos.

besos!!

MaleNa-La Porteña dijo...

Es verdad todo lo que decís, lo siento así.

Nutricio post Mireya.

Un fuerte abrazo, me gusta tu nariz de barniz rojo.


Malena.

Lidia M. Domes dijo...

De vuelta del paseo, te paso a saudar. Nunca me crei demasiado lo de los astros, y no me gusta dejarme influenciar... es como que sabés algo y te marca, te limita...

En fin, tampoco para exagerar...

Cariños...

Lidia