23.5.07

Bella indiferencia


Recuerdo que yo tendría 12 años, habíamos ido ,como todos los años de vacaciones con mi familia y la de María, (siempre paseábamos las dos familias juntas) a San Clemente del Tuyú. Ese verano algo cambió para siempre.
Alquilábamos unas casitas en una suerte de complejo bastante rústico pero para nosotros hermoso. Allí íba también , como todos los años el nieto de la dueña: Gerardo.
Yo moría de amor por él, la piel bornceada por el sol, reflejos dorados en su cabello , era como se decía en esa época un "churro" bárbaro. El tenía aproximadamente la misma edad que María y yo.
Sospecho que a María también le gustaba ,así que había una competencia tácita que ninguna se animaba a explicitar: ¿quién lograría conquistar a G?
Una tarde mientras jugábamos mancha en la calle, (no había inseguridad ni autos haciendo picadas aún) me llama aparte Paula, la hermana mayor de María.
Me invitó a tener una charla. Al principio no entendí mucho, de qué se trataba aquella extraña interrupción. Después de todo los más importante en el mundo para mi en ese momento era estar con Gerardo jugando y midiendo sus miradas a ver en qué momento el amor asomaría en ellas.
Supongo que Paula percibió claramente mi ansiedad por que sin mucho rodeo fue al grano:
- ¿a vos te gusta Gerardo no?
Yo sorprendida in fraganti me puse bordó. Ella siguió.
- bueno, ya sos una señorita y si querés que él se fije en vos, no tenés que darle bolilla.
Aquella frase estalló en mi cabeza. ¡Qué me estaba pidiendo, eso era imposible y contrario a toda lógica ¡, y , por otro lado: ¿cómo podría yo controlar mi deseo irrefrenable de estar con él?
No recuerdo bien que le dije. Pero ella insistió. Si querés que G guste de vos y no de María haceme caso.
Mientras tanto yo veía cómo Gerardo y María -que lo tenía sólo para ella- corrían sin parar.
-Vos tenés que hacerte desear.
-Qué es eso?
Entonces ella me explicó y lo peor: yo entendí. Mi inocencia llegaba a su fin.
Entonces nadie me lo había dicho antes y Pato venía a “avivarme”, la clave era hacer lo contrario de lo que una quería, o algo así, pero era muy dificil para mi.
-vos te tenés que hacer “la difícil” , ni lo mires. Ya vas a ver. Probá.
Así fue que Paula me dijo- vení vamos, pero vos ni lo mirás, y pasamos delante de ellos sin mirarlos y nos fuimos, efectivamente el desconcierto de ambos: M y G, fue grande, acaso, yo me había enojado?
Y fue así que logré de la manera más impensada que G me mirara de otra manera, algo que yo en ese momento no supe traducir, el deseo de conquista había despertado en él. Pero yo no pude disfrutarlo. Si en eso consistía el ser mujer, había que pensarlo seriamente, valdría la pena?
Tiempo después M , no se si asesorada por su hermana, dejó de darme bolilla, creció 20 cm, se hizo “cheta”* y me expulsó de nuestro territorio familiar construído durante nuestra infancia.
Pero nunca pude volver a aplicar aquella fórmula exitosa. Encontré otras maneras , pero nunca volví a saber nada de Gerardo. ¿Quién le gustaba más finalmente?
*Cheta: una de las tres opciones que había (por esos años) de pertenecer a algún tipo de grupo en la adolescencia. Las otras dos era ser pardo o ser roquero. Cambiaba el look y la música que escuchabas. Pero la verdad ya mucho no me acuerdo. Si alguien quiere aportar especificidad, muchas gracias.

28 comentarios:

Nerim dijo...

Asi es la vida Mireya, la mayoria de las veces, incomprensible y las personas lo hacemos todavia más dificil de comprender.

No entiendo la expresión "se hizo cheta", que significa?
Un abrazo
Nerim

Mireya dijo...

Nerim: bienvenida! luego de tu pregunta agregué la explicación, tal vez insuficiente.Cariños.

El Analista dijo...

Uia, me hiciste retroceder en el tiempo, pero a mis doce años no me sentia aun atraido a las chicas, bue, supongo que es por eso que ahora me atraen demasiado.

IMAGINA dijo...

Muy buena tu historia. es cierto que las amigas y las hermanas y las otras mujeres en general aconsejan lo que va contra toda lógica, como tu muy bien apuntas.
Yo jamás le hice caso a los sabios consejos de nadie. siempre me guié por mi corazón.
Y la verdad, no quejo en lo absoluto de mi vida.
Al contrario. Hasta ahora la he vivido intensamente.

Ferípula dijo...

Yo nunca fui cheta... al contario. Tampoco "pardo" ni "rockera". Mi estilo era el medio "hippie"... muy simple, pero claro. La yisca cruzada, una buena campera de La Pulga (Tipo guerrillera), jeans, poco maquillaje, todos mis rulos (Hoy planchaditos) al viento.... Tenía compañeras chetas, pero nos llevábamos bien.
La música de Fito, León, hasta algo de Vox DEI!!!! letras enteras con la guitarra y con medias tres cuarto de algodón y botitas de gamuza....

Tu relato me recordó mi adolescencia. Cuando era tan hermoso experimentar esas cosquillas en la panza... y esas interminables miradas con "el chico" de la película. Yo nunca me hice la jetona! Como te aconsejó esa chica... Es duro ver cómo cambia la gente (cambiamos) cuando la endencia es extraña, duele... cuando te separás de lo que amaste tan sinceramente y también con pureza.. No te avivó, te reventó el globo, la ilusión... Siempre hubo envidia disfrazada de generosidad, pero vos cómo ibas a saberlo?
Ojalá puedas saber de G... tratá de ubicarlo: cerrá la historia si podés. Yo de grande cerré una y me hizo bien.
Y lo mejor es ser lo que somos: genuinas.Sin dobleces...de última, nadie nos roba la paz con nosotras mismas...

Me dejás melancólica pero bien.
Besos y arribaaaaaaaaaaaa!!! Qué linda foto!!!!!!!!

Besos feriados y celestes y blancos!!!!!!!!!!!!

modes amestoy dijo...

hola Mireya, gracias por tu visita.
La verdad es que el mundo de la psicoterapia está muy presente en mi vida. Mi mujer lo es, yo aprendo algo de psicoterapia integrativa en grupos de trabajo, para aplicarlo con mis alumnos y en mi vida y bastantes amigos están relacionados con este mundo.
Volveré a ver más despacio tu blog.
Hoy he leído el primer artículo y añoro esa claridad de ideas de la infancia para saber que la indeferencia era un arma, qué poder... pero, ya después, sabemos que la indeferencia hace daño y, yo al menos, he dejado de usarla , casi siempre...
seguiremos en contacto.
Un abrazo

Danilo Mora dijo...

Linda historia amiga... me identifiqué mucho con ella.
Un abrazo desde Costa Rica...

ElPoeta dijo...

Sí es curioso que a veces la forma de conseguir lo que queremos es haciendo lo contrario de lo que deseamos. Mireya, linda historia, hermosos, recuerdos. Un beso,
V.

Mireya dijo...

Analista:es cierto a esa edad los chicos no están muy interesados en las chicas, les sucede un poco más tarde.Las chicas nos adelantamos un poco (y sufrimos).besos

Mireya dijo...

Imagina: si supongo que son experiencias iniciáticas de esas inevitables, lo bueno es rescatarse en lo propio. saludos

Mireya dijo...

Ferip: gracias por tus palabras y tu aporte, cierto,también estaban los hippies, yo también lo era bastante y creo a veces lo soy tb,jaj.que pena que planches tus rulos! besos

Mireya dijo...

Modes: si ,la indiferencia duele y es un recurso tontísimo, gracias por tu visita. Saludos

Mireya dijo...

Danilo: gracias por tu visita.Saludos
Poeta: gracias por tu visita!

Meigo y Druida dijo...

Quien dijo que el amor era lógico?. Imaginate si por desgracia siguiese reglas fisicas o matemáticas.
Me encanta leerte, puedo oir tus palabras y ese acento tan sonoro a los de españa.
Un beso lleno de rosas.

Awo IYeroArg dijo...

Hola Mireya:
Linda la historia, lindo el sentimiento cálido, genuino e intenso que vos vivistes y que todos vivimos a temprana edad.
Creo que todo es variable y depende de las circunstancias, lo que te puedo decir que en mi caso el ánimo de conquista cuando la presa parece dificil mas me ha incentivado.
Saludos: Andrés.

Mireya dijo...

Meigo: gracias!! me alegra que te guste, saludos.
Awo:evidentemente el consejo alguna sabiduría entrañaba, aquí estás vos confirmándolo,sólo que no tengo vocación de presa en ninguna acepción de la palabra.Saludos.

Impulso Verde dijo...

Gracias por tu visita, pero el enlace es incorrecto, debe ser http://www.calentamientoglobalclima.org
Un saludo y enhorabuena por tu blog

fgiucich dijo...

El lento aprendizaje de la vida. Abrazos.

MentesSueltas dijo...

Desde el frío intenso de estos días de Buenos Aires, dejo un cálido abrazo.
MentesSueltas

Leyla dijo...

Mi querida Amiga, me regresaste a mi infancia.. y suspire!
Cuando estamos en esa edad en la que no somos niños pero tampoco adultos, Gracias por eso..
te dejo un beso y un Abrazo..

Caramelo de Cianuro dijo...

Mireya, me has hecho recordar muchos momentos donde descubrimientos como ése, fueron alejando la inocencia de mi vida. Es difícil tener que crecer, sin haberlo pedido.
Un beso.

Aire dijo...

Me has hecho recordar tantas cosas!!!...
es mas hasta me hes inspirado... no recuerdo lo de cambio de look ni de ningun grupo de amigos, no al menos en mi medio, pero si recuerdo las tecnicas de amor aprendidas...
Lo que encuentro triste es el distanciamiento con la amiga, ya que finalmente nunca se supo si G se intereso por alguna de uds. jajajja... bueeno, espero eso haya quedado en el pasado.
Besos,
Aire
.
.

Gasper dijo...

Exactamente lo mismo pero desde este lado.
Recuerdo algún consejo recibido sobre hacerme el indiferente para llamar la atención de la mujer en cuestión.
Al principio supongo que seguí las finas instrucciones al pie de la letra, pero me sentía tan distinto a mí que dejé para siempre esa teoría y, sobre todo, esa práctica.

A partir de ese momento, cuando alguien me gustaba, se lo intentaba demostrar de todas las maneras posibles.

La transparencia es la mejor de las pieles, ¿no?

Besos directos

Daniel de Witt dijo...

Este post describe una conducta humana contradictoria y rebuscada, pero muy real. Todos hemos sido Gerardo.
De las tres tendencias que das, estaba más cerca del rockero. Pero más tranqui, medio hippie.
Eso sí, siempre detestaba a los chetos.
Un abrazo.

Dédalus dijo...

Querida Mireya: Espero que no vuelvas a hacer lo que, en tu adolescencia, con Gerardo. Sinceramente, creo que esas artimañas suelen dar resultados poco apetecibles. Quizá sí inicialmente... Pero que uno se fije en alguien precisamente porque no le hace caso, es un poco... adolescente, la verdad. Y si hay chicos, tíos, hombres que funcionan así, no creo que sean muy especiales.
Soy de los que cree que hay que ir hacia las cosas y, cómo no, hacia las personas. La vida no da muchas oportunidades para conseguir lo que uno anhela, de manera que hay que arriesgar; aunque a veces se pierda algo en el intento. ¿No te parece?
Pero, por lo mismo, también creo que no hay que "vaciarse" por nada ni por nadie. Siempre es bueno dar, poco a poco, sin prisa... Nos queda por delante toda la vida. Y hay que pensar que ésta será larga.

Un beso. O dos, mejor.

giroaj dijo...

Que buena y bien relatada historia!! Aquí cualquiera se puede reflejar pues todos fuimos adolescentes, :)
La recreación que haces, y tambien la de Ferípula, es muy buena. Ya ni me acordaba de esto !! ja,ja,aj.

Pues mira coincidimos, esas "técnicas" de seducción nunca me gustaron. Y cuando en mi ignorancia intente algo de eso: ¡fracaso absoluto! Hasta que comprendí que es mejor caminar según te dicta tu corazón, así les guste o no a los demas. Y es una paz estupenda!! ¿Para que mentir o usar urdides con los demas si lo que uno quiere es auntenticidad y verdad? Un contrasentido. Una utilización del otr@ estúpida que lo único que hace es autotergiversarse en imbécil.

Desde entonces le pongo distáncia a todo lo que se acerque con "halagos" o "seducciones", ya de entrada mal rollo, ya camina mal.

Bueno voy muy mal de tiempo, ahora me escape un momento y no se cuando estare disponible, :(
Pero no queria dejar pasar más para saludarte.

Un fuerte abrazo amiga!!

Mireya dijo...

Impulso verde: bienvenido !! gracias por la visita.Saludos.
Caramelo: gracias por la visita y tus palabras.Cariños.
Aire: que bueno que te inspiraste!!eso me alegra mucho,lo demás bueno, la vida...
Gasper: "la transparencia es la mejor de las pieles", qué buena frase, pero realmente nunca lo somos, ni aún para nosotros mismos, no crees? Besos dudosos
Daniel: gracias por tu punto de vista, besos
Dédalus: acuerdo contigo, me quedo con tu último párrafo, no hay que vaciarse y yo agregaría ni atosigar, besos
Giroaj:vos siempre estas cerca, gracias.Besos

klimt dijo...

Mireya

cada post que leo y esto se pone mejor, que conste que estoy leyendo de abajo para arriba!!

pues esas cosas SUELEN SUCEDER, y creo que con los años vamos aprendiendo tantas cosas, asi
a prueba y error. Lo importante sera hacer esa pauta en el camino, detenerse y revisar como dice Benedetti, etapa por etapa, baldosa por baldosa, rubro por rubro, y cantarse las verdades, pero tambien llorarse las mentiras

En fin, yo no se si Gerardo, pero yo me quedo con vos