25.12.06

Disquisiciones de una mujer cualquiera

Lo que sigue es un material que llego a mis manos de manera "casual", aunque a esta altura no creo en ellas , por cierto.
Es llamativo lo poco acostumbrados que estamos a estos momentos de recogimiento interno, en seguida la gente te pregunta si estàs deprimida. Pues no lo estoy, pero gracias por la preocupación. Ahì va el texto:

A esta altura de la vida tengo la tentación de encerrarme en la casa , en el dulce no hacer nada , de buscarme en los libros y en mis propias palabras.
Creo haber andado mucho en los últimos años, por caminos , ciudades y personas .
Creo haber amado mucho . haber llorado también mucho y aprendido a soportar mi condición de ser mortal y precaria.
Habitada de un ritmo acelerado he vivido sin tiempo para lo necesario, entregada a lo urgente y he gastado asi tanta vida.
He perdido profundidad y he transcurrido repartida y retaceada y he perdido.
A esta altura de la vida quero pertenercerme más a mi.
Dejarme estar para far espacio a mi propio pensamiento , leer, echada al sol como una gata , plácida y escribir, escribir, contarme historias.
Debo aprender a dejar a los demás que hagan la vida que yo creía estar construyendo.
Siempre habrá gente que pueda reemplazarme y continuarme.
No es una renuncia,es un acuerdo con la sabiduría , una reparación.
Aquí yo , sola, reconciliándome con lo necesario.
Afuera lo urgente gastando a los demás.
Es mi turno.

Gabi Vallejo.

Ultimamente las palabras llegan a mi de las maneras más extrañas...lo anterior me parece una joyita con la que me identifico ampliamanete en este momento, quería compartirlo con Uds. y que sirva un poco para decidir cómo queremos vivir el año que viene, vamos a seguir con el acelere infinito?? Yo ya elegí...
Muchas felidades!!



18 comentarios:

sandra dijo...

me encanto, mireya!!! tendria que tomar estas palabras como filosofia de vida, que me esta haciendo mucha falta!!!. en este año que se inicia lo voy a poner en practica... felicidades para vos tambien!!!! muy buen año!!.

Anónimo dijo...

a veces no nos damos tiempo para nosotras entre una y otra cosa no nos detenemos a pensar un momento en lo que realmente queremos y buscar aquellos que nos face falta.. Gracias por compartirlo!.. Saludos y Feliz Navidad un beso y un abrazo.

Juan Cosaco dijo...

Según las leyes de la física, no puede haber aceleración infinita si existe rozamiento. Y como dicen que el roce hace el cariño y los humanos rozamos emocionalmente, al final todo se va parando...
Yo también levanté el pie del acelerador (literal y metafóricamente).
Salud!

Alicia dijo...

Muchas veces la vida nos regala encuentros y luces, si algo agradezco en este 2006 es haber conocido gente como vos!
Muchas gracias por absolutamente todo!

la-de-marbella dijo...

Te deseo Muy Felices Fiestas. Será un placer que me visites siempre que quieras, yo haré lo propio. Besos

Hugo Denis dijo...

Que sabias palabras, hechas desde el respaldo que te dá la experiencia y con la ayuda del tiempo libre que ayuda a descontaminar las ideas.

Un beso y que tengas una excelente entrada de año.

Anónimo dijo...

Cuanta verdad en esas palabras, a veces no nos damos cuenta y pasamos de largo por la vida, a veces nos paramos de golpe, a veces chocamos, hay un poco de todo y por cierto aun lo malo es bueno, feliz 2007 Gemela Buena

malatesta dijo...

Saludos Mireya. Antes que nada desearte un feliz 2007.
Sin ser mujer puedo comprender esa necesidad de alejarse del ruido, de abandonarse a un nirvana personal. ¡Pero que no dure eternamente!

Leodegundia dijo...

Gracias por tu visita a mi blog.
No hace falta sentirse mal para decidir pararse un momento en esta alocada carrera que es la vida y encontrarse con una misma, es más, creo que es necesario hacerlo de vez en cuando.
Un abrazo y feliz 2007.

giovanni dijo...

Para pertenecerme más a mí y juntar pedazos rompidos y perdidos escribí hace un par de años una novela al que vuelvo ahora para mejorarla. Estoy de acuerdo con mucho del texto, incluso que no es una renuncia sino una reparación. Saludos desde Ámsterdam y felicidades en el nuevo año.

Alicia dijo...

Debo aprender a dejar a los demás que hagan la vida que yo creía estar construyendo.


Amiga... tomo prestada esta frase. Voy a tratar de cumplir y usarla como lema este año. Podre?
Un beso grande!

Perséfone dijo...

Vengo a agradecer tu visita a mis tierras.

Tus palabras me hacen recordar un período en mi vida en que me sentía como una "iguana", el sólo reposar al sol leyendo era mi mayor placer, detenerme en el acelerado ritmo de la vida. MMm la gente poco lo entiende...

Mi abrazo.-

Miriam Jaramillo dijo...

Fe, esperanza y amor.. Un canto.
Te felicito. Me gusto mucho.

soleil dijo...

primero gracias por compartir tus palabras en mi blog...realmente tu escrito impagable. te sigo desde hoy

palabras con ningun sentido dijo...

Mireya, pasaba, como quien pasa por un sitio arbolado, no por casualidad, y siempre dispuesto al disfrute del momento. Lo he disfrutado y me agradó mucho ver ese rescate de tus primeras letras que haces en un post anterior.
Un cariño

cheguevara dijo...

un remanso vendría bien para encontrarse con esencia de uno.
CHE

cheguevara dijo...

retroalimentarse?
parar el tren bala antes de estrellarse?
es una buen opción para pensarla.
un abrazo
CHE

Mónica Ogando dijo...

comparto absolutamente cada palabra de este texto: de hecho hice de mi vida solitaria una religión: mi jactancia es no haber vivido jamás en pareja (tengo 37 y hace 14 años que vivo conmigo). Fue mi única precoz sabiduría, pero tal vez la más importante: construir un mundo interior sólido es la única manera de SER y estar bien con los demás, y esa fortaleza y armonía sólo se consigue cuando uno ES más allá de quién esté al lado nuestro. Teniendo claro esto, todo lo demás se soluciona tarde o temprano. Perdón por el humor soberbio, pero los años me confirman que el miedo a la soledad es otro de los inventos del capitalismo. La gente independiente no es funcional a la reproducción del sistema.